/Cristante revela amenazas a jugadores de Querétaro

Cristante revela amenazas a jugadores de Querétaro

Comparte el contenido en tus redes

El DT de Gallos dijo que en el plantel están “quebrados”, con temor y que incluso familiares de los futbolistas estarían pensando en irse de la ciudad

La batalla campal entre barras de Querétaro y Atlas ha dejado, por ahora, una investigación abierta, cinco funcionarios suspendidos y hasta amenazas de muerte contra los jugadores del club Querétaro.

El lunes, el técnico del Querétaro, Hernán Cristante, compareció por primera vez ante la prensa tras la gresca acaecida al atardecer del sábado en el Estadio Corregidora, el feudo de los Gallos Blancos.

En ella, Cristante aseguró que los jugadores del club queretano no solo estaban “quebrados” por lo sucedido, sino que habían recibido amenazas de muerte contra sus familiares que serían formalizadas ante las autoridades.

“Nosotros no estábamos preparados para eso, para recibir amenazas. Las mujeres de algunos de los chicos (jugadores) están pensando en irse”, dijo el técnico argentino.

El encuentro por el torneo Clausura fue interrumpido a los 62 minutos cuando aficionados ingresaron al campo, buscando alejarse de una pelea entre barras del Querétaro y el visitante Atlas, actual campeón de la Liga MX, que comenzó en la cabecera norte del estadio.

Guadalupe Murguía, la secretaria de gobierno del estado central de Querétaro, anunció las suspensiones de los funcionarios la noche del domingo, así como la cancelación de los contratos de la empresa privada que tenía responsabilidad compartida en la seguridad del estadio.

Agentes de policía se encontraban en el recinto cuando se produjo la pelea de las barras, pero fueron incapaces de contener la violencia.

Entre los funcionarios suspendidos se encuentran responsables de la fuerza de policía y la seguridad civil, además de otros tres que tenían funciones de coordinación de eventos.

Las autoridades de Querétaro informaron que el lunes por la tarde ya eran 22 los heridos que habían sido dados de alta de hospitales del estado. Tres de ellos fueron trasladados a su estado de origen vía aérea.

“Su diagnóstico es estable y se siguen todos los protocolos para cuidar su salud”, escribió Guadalupe Murguía en Twitter. Otros cuatro siguen hospitalizados, incluyendo tres en estado grave.