/Sale del clóset Superman y DC Comics presenta a un nuevo hombre de acero

Sale del clóset Superman y DC Comics presenta a un nuevo hombre de acero

Comparte el contenido en tus redes

El nuevo superhéroe, hijo de Clark Kent y Luisa Lane, se preocupa por el medio ambiente, participa en política y pronto comenzará una relación romántica con un amigo.

Esta relación entre personas del mismo sexo es solo una de las formas en que Jonathan Kent, que se hace llamar Jon, demuestra ser un Superman diferente a su famoso padre. Desde que comenzó en julio su nueva serie, Superman: Son of Kal-El, Jon ha combatido los incendios forestales causados por el cambio climático, ha frustrado un tiroteo en una escuela secundaria y ha protestado por la deportación de refugiados en Metrópolis.

“La idea de sustituir a Clark Kent por otro salvador blanco heterosexual nos parecía una ocasión desperdiciada”, dijo Tom Taylor, que escribe la serie, en una entrevista. Dijo que un nuevo Superman debía tener nuevas luchas, “problemas del mundo real”, a las que pudiera enfrentarse como una de las personas más poderosas del mundo.

La salida del clóset de Superman, quizá el superhéroe estadounidense más arquetípico, es un momento notable incluso en una época en la que muchos cómics han adoptado la diversidad y exploran cuestiones sociales acuciantes. El compañero de Batman, Robin, reconoció recientemente sus sentimientos románticos por un amigo (no Dick Grayson—que fue compañero de Batman durante más de cuatro décadas—sino Tim Drake, un sustituto posterior; hay múltiples Robins al igual que hay múltiples Supermanes). Y un nuevo cómic de Aquaman está protagonizado por un hombre negro gay que está en posición de convertirse en el héroe del título.

Ha sido una evolución constante para una industria que tomó medidas para autocensurarse de varias maneras después de que La seducción de los inocentes, un libro de 1954 del psiquiatra Fredric Wertham, planteara la preocupación por el sexo, el gore y la violencia y sugiriera un vínculo entre la lectura de cómics y la delincuencia juvenil. En una sección del libro, Wertham describió a Batman y Robin como “el sueño de dos homosexuales que viven juntos”.

El libro ayudó a inspirar audiencias del Congreso de Estados Unidos y condujo a la creación en 1956 de la Comics Code Authority, institución en la que se establecieron normas para la industria sobre lo que podían representar los cómics. Ese año se introdujo el personaje de Batwoman como interés amoroso para el héroe enmascarado. Con el tiempo cayó en el olvido, pero salió una nueva versión en 2006. (Como parte de su nueva historia, ella deja el ejército porque se niega a mentir sobre su condición de lesbiana).

Uno de los primeros cómics convencionales en los que aparecen gays o lesbianas apareció en 1980. No era una representación positiva. En la historia, Bruce Banner, el alter ego de Hulk de Marvel, se encuentra en el YMCA, la Asociación Cristiana de Jóvenes, donde dos hombres homosexuales intentan violarlo. Las cosas empezaron a evolucionar en 1992, cuando Northstar, otro héroe de Marvel, salió del armario, hecho que fue elogiado en un editorial de The New York Times. “La cultura dominante hará las paces algún día con los estadounidenses homosexuales”, decía el editorial. “Cuando llegue ese momento, la revelación de Northstar será vista como lo que es: un indicador bienvenido del cambio social”.

Aunque Superman no es el primer héroe LGBTQ, ni será el último, los expertos en cómics dijeron que había algo especialmente trascendental en la salida del armario de Superman.

El Universo de DC Comics presenta a Superman Gay

The New York Times

ETIQUETAS: